25 de abril de 2009

¿Dónde van las verdades perdidas? Verdades que nunca dijiste y deberías haber dicho.
Verdades que te ahogaban pero que te tragabas y encerrabas muy dentro de ti, en los pies, y que andando y andando quedan desgastadas y aún peor, olvidadas.
Verdades destrozadas que acaban buscando una nueva víctima que tenga el valor suficiente para dispararla directa a algún corazón inocente.
Una persona que compadecida por su estado lamentable después de arrastrase, la recoge y la hace crecer. Para así, cuando quiera descubrir a la verdad, ya no de tiempo.
Y ser escupida, sin ningún tipo de miramientos, directamente en el umbral del dolor de otro inocente.
Y ahí, es cuando dolor tomará el protagonismo y la verdad quedará liberada para siempre.

12 comentarios:

Marina dijo...

¿qué prefieres una verdad en todo momento o una mentira para calmar el dolor y luego darte cuenta de que no era así¿

Un beso cielo:)

aLba (*) dijo...

prefiero una mentira que me haga feliz a una verdad que me amargue la vida...

Misha dijo...

Siempre es mejor liberar a la verdad y dejar paso al dolor, porque si dejs a la verdad en tus pies durante mucho tiempo necesitarás unos zapatos muy grandes para ocultar el dolor que causaras.
Reflexiono a la vez que leo, y aprendo, siempre es bueno leer lo que opinan los demas para poder entender cosas que no llegas a comprender.


Como desde el primer texto, un placer leerte

:)
unbeso grande!

Laura dijo...

La verdad simepre por delante, duela lo que duela. Me encanta la última frase. Un saludo.

Sariica dijo...

hazme llorar con la verdad pero no me destruyas con la mentira.

laura dijo...

Estoy muy de acuerdo con Sariica esa frase lo explica todo.
La verdad siempre delante aunque duela porque sino la falsedad viene y cuando te das cuenta de que todo era mentira...ahí es cuando duele. LO digo desgraciadamente por propia experiencia. Espero que vaya bien, me gusta como has expresado el texto y las últimas dos lineas! =)

Quijo dijo...

Una verdad a tiempo siempre salva de un posterior gran dolor. Puede que en el momento duela, joda, nos sintamos a morir,...pero siempre será mejor, que descubrir con el paso del tiempo que todo era mentira y sentirnos engañados y decepcionados.

ALBA dijo...

A veces las verdades duelen demasiado. Pero duele más una mentira de alguien en quien confias. Que, que esa persona te de esa verdad tan dolorienta.

unbeso

Amira dijo...

Verdades...mentiras...
a veces es mejor que las verdades se vayan a parar no sé a donde antes que hieran en el corazón de otra persona. Pero si es tu corazón el que llora por una verdad caída en el olvido...mejor que se libere aunque sea en un folio que luego quemarás.
Hay verdades que son realmente dolorosas...
=) Me gustó mucho tu texto, gracias por pasarte por mi blog
Por cierto.. No siempre le escribo a él, a veces me inspiro en otras cosas aunque si es verdad que me viene bastantes veces a la cabeza cuando estoy uniendo palabras en el blog jejej. Muchos besos guapa

Dara Scully dijo...

Las verdades perdidas se quedan en el cajón de las heridas que supuran escondidas. Y si no las dejamos salir, al final la herida terminará por doler más que si la sacáramos del cajón en cuanto se mete allí.
Las verdades duelen, pero las mentiras engañan. Prefiero que duela.


¡Miau!

Deigar dijo...

La verdad por más dura y cruel que pueda llegar a ser, es mejor sacarla de nuestro interior...

Saludos y nos leemos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como no he podido comentar en tu último post lo hago aquí. Sólo pasé a echar un ratito de lectura. Saludos, espero que pases un buen puente.

Otros textos