29 de octubre de 2008

Santander


Santander es un agujero, pero un agujero lleno de color.
La capital de Cantabria domina los colores.
Las montañas poseen el marrón y el verde de sus prados.
El blanco y azul verdoso de las olas de mar Cantábrico.
Su cielo puede ser gris o de un azul perfecto.
Rojo el corazón de sus gentes y amarillo el sol del verano.
Negras sus noches estrelladas.
Y mi gente más cercana, son los colores sobrantes.
Ellos le dan color al resto de mi vida.

3 comentarios:

Santanderin dijo...

Es cierto que nuestro Santander es todo color... y muchas veces no lo sepamos apreciar...

Luli dijo...

Hola!

Me gusta mucho tu blog, escribes muy bonito.

La verdad es que una vez estuve en Santander y me pareció un poco gris... pero creo que se debe a que era un día de lluvia. No obstante, la ciudad me gustó mucho.

El amor a la patria supongo que forma parte de nosotros -independientemente de que esté más o menos arraigado-, te lo dice una ferviente predicadora de "Viva Valencia, la tierra de las flores, de la luz y del amor". =)

Muchos besazzos!!

PriNcEss De La MoRt dijo...

vaya ue me han dado ganas de conocer santander
tu prosa esta llena de vida
pasate por el mio
un beso
gracie

Otros textos