14 de diciembre de 2008


Hay momentos en los que la vida se me escapa de las manos.
Todo a mi alrededor se cae, se desmorona y me cuesta mucho levantarlo de nuevo.
Nunca sé con que he tropezado pero lucho para que todo vuelva igual.

Tienes que cerrar los ojos muy fuerte y gritar en silencio, girar como una peonza y darle la vuelta al mundo, hacerte sentir, porque tú eres alguien para el mundo, tienes que sentirte y decir: YO ESTOY AQUÍ Y VENGO A COMERME EL MUNDO.
A menudo no hacemos eso, nos quedamos tirados al fondo del pozo esperando que nos recojan y nos vuelvan a unir. Pero no siempre va a ser así, hay que hacer el último esfuerzo y pisotear la piedra que nos ha hecho caer, mirar alrededor y seguir adelante.
Y todos podemos hacerlo, solo que se nos olvida que somos fuertes y ahí si, alguien tiene que recordárnoslo.

3 comentarios:

Proyecto de Escritora dijo...

Que chula la foto?? desde donde la has hecho?
Está claro que a veces se nos olvida lo fuertes que podemos ser, y que siempre hay alguien que nos lo recuerda, pero es importante que nos demos cuenta primero nosotros.

Besos!!

Alejandro dijo...

Asi me gusta! moral a tope^^, es importante tener a alguien que te ayude a seguir, que te impulse cuando creas que no puedes continuar. Pero no hay que olvidar que aunq no haya nadie, nosotros mismos somos los que mejor nos sabemos y podemos ayudar^^

Hay un grupo buenísimo que se llama Gritando en silencio :P, lo digo xq dijiste que hay q gritar en silencio :D.

unBesote

Luli dijo...

Cuánta razón tienes. El problema es que muchas veces nos cuesta reaccionar, las palabras se las lleva el viento y no encontramos la salida. Pero, no obstante, opino que cuando antes te levantas, mejor.

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!


besazzos

Otros textos